Posteado por: consultor2009 | 9 noviembre 2009

Escuela de hostelería


Moldes de cocina

La constatación es unánime y viene de lejos: faltan profesionales de la hostelería. Aficionados hay muchos pero escasean los verdaderos expertos. A la baja cualificación de gran parte de las personas que se dedican a la hostelería viene a sumarse la estacionalidad: muchos que están no son y simplemente han llegado al sector esperando que una oportunidad laboral mejor venga a rescatarlos.

Por este motivo la creación de una escuela de hostelería supone la puesta en marcha de un proyecto de oferta formativa viable, (sobre todo en aquellas zonas donde el servicio no esté cubierto suficientemente), y con perspectivas de alta rentabilidad.

Las acciones formativas que un Centro de estas características puede impartir abarca todas o algunas de las siguientes áreas:

  • Ciclos formativos de grado medio y superior,
  • formación continua para trabajadores en activo,
  • formación ocupacional para desempleados,
  • formación privada especializada
  • formación para las amas de casa
  • formación para hombres solos

La televisión ha popularizado la afición por la cocina creativa y artísticamente presentada. El interés por la gastronomía es creciente, sumado a lo cual está la circunstancia de que cada vez hay más personas solas que necesitan conocer los rudimentos para poder entendérselas con la cocina. También a las amas de casa, generalmente acostumbradas a estos menesteres, les gusta  sorprender a familiares y amigos con nuevos conocimientos.

Un esquema básico de programación para la escuela de hostelería comprenderá cursos teórico-prácticos, modularmente concebidos cuyos módulos se puedan repetir durante el periodo. La incorporación de nuevos alumnos compensa la salida de otros y el grupo se renueva cada cierto tiempo; cada mes, por ejemplo.

Aunque las instalaciones ideales serían aquellas en las que aulas teóricas, los talleres con su equipamiento correspondiente para las prácticas de cocina, barra y sala, y demás dependencias estuvieran todas ellas en unas instalaciones ad hoc con dedicación exclusiva a la formación, no es descartable realizar las prácticas, tanto de cocina como de barra y sala, en unas instalaciones arrendadas. Es decir, contemplar la posibilidad de alquilar un salón que no esté  en uso o bien en las  horas de no uso, para dedicarlo a las prácticas de comedor y alquilar una cocina de un restaurante durante las horas en las que permanece cerrada.

Contacte conmigo


Responses

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La constatación es unánime y viene de lejos: faltan profesionales de la hostelería. Aficionados hay muchos pero escasean los verdaderos expertos. A la baja cualificación de gran parte de las personas que se dedican a la hoste…..

  2. […] Centro que se dedique a este tipo de formación tiene muchas posibilidades de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: